Expectativas 1.0

Expectativas en mi primer intento como trabajador autónomo
Cuando empecé la primera versión de esta empresa, mi única intención era crear un entorno donde pudiese continuar llevando a cabo mi trabajo técnico. A pesar de ser perfectamente consciente de las dificultades asociadas con mis limitados recursos y habilidades comerciales, sí que menosprecié la importancia de estas limitaciones esperando que mi duro trabajo y entrega las compensase por completo.

Por aquel entonces, mi experiencia de negocios y comercial en el mundo real era inexistente. Incluso peor: venía de un entorno muy protector donde sólo la corrección objetiva importaba. La adaptación no fue fácil, pero relativamente rápida y la empresa entró en beneficios en el segundo año.

Mi limitada experiencia e ideas poco claras respecto a los objetivos exactos (sólo quería centrarme en temas técnicos tanto como fuese posible) convirtieron este primer intento en un conjunto de procesos de adaptación a corto plazo. Esta esencia, muy alejada de ideal, siempre estuvo asociada a mi actividad, decisiones y expectativas.

Esperaba crear una empresa que fuese tan independiente de mí como fuese posible; un ente adaptable capaz de lidiar con cualquier proyecto siendo fiel a sus ideas definitorias. Semejante intención explica resultados como referencias sistemáticas a un "nosotros" abstracto o propuestas en la línea de "si no puedo encargarme de ello yo sólo, podría subcontratar parte del trabajo".

En resumen, era un ignorante, un ignorante inconsciente en un entorno poco amigable. Alguien que perdió mucha energía antes de darse cuenta de que dar más y ser más adaptable no puede compensar cualquier problema (quizás en algún lugar, pero ciertamente no en cualquier lugar). Mis expectativas eran sencillamente erróneas.